PERIÓDICO IMPULSO

SÍNDROMES GERIÁTRICOS

Por: Dra. Adriana Orozco.

2/10 ENFERMEDAD VASCULAR CEREBRAL.

También llamado Accidente Cerebro Vascular, consiste en un acceso súbito y violento (ICTUS) de trastornos en la circulación cerebral ya sea por taponamiento (trompos) infartos o embolias, así como la ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro produciendo hemorragia. La mayoría de las veces, todo esto ocasiona un mal funcionamiento cerebral, ya sea permanente o transitorio. Los daños se provocan dependiendo del tipo, extensión y localización de la hemorragia, como pueden ser en el lenguaje, la memoria, los movimientos de los brazos y piernas, etc. Estos daños pueden quitar la independencia y autonomía del adulto mayor afectado, ya que lo obliga a postrarse (estar acostado) y a permanecer inmóvil, produciéndole un deterioro muy evidente.

Esta Enfermedad Vascular Cerebral tiene un gran impacto en la familia, pues de un día para el otro el anciano es incapaz de desarrollar las actividades mínimas de la vida diaria como comer e ir al baño solo.

Para prevenir que suceda este evento, por favor, deben tener en cuenta estas recomendaciones que son muy importantes ya que le favorecerán mucho a su anciano:

1.- Controlar adecuadamente la toma de su presión arterial, de manera rutinaria. En caso de variaciones o datos de alarma como elevaciones de la presión comunicarlas de inmediato a su médico tratante.

2.- Vigilar que tome sus medicamentos indicados para controlar la presión y diabetes.

3.- Evitar sobrepeso u obesidad:

  1. a) Acompañarlos en su actividad física (ejercicios) diaria de 30 minutos.
  2. b) Proporcionarles una alimentación adecuada para presión alta y diabetes.

4.- Impedir que fume e ingiera bebidas alcohólicas en exceso.

5.- Retirar todas las barreras arquitectónicas posibles:

  • Cables de teléfono, computadora, televisión, lámparas, etc.
  • Colcha de cama y cortinas que no arrastren al piso.
  • Juguetes u objetos tirados al piso.
  • Desniveles y escalones.

6.- Evitar el uso de pantuflas convencionales: usar solo calzado antiderrapante.

7.- El cuidador, con apoyo de la familia y del médico, deberá procurar que el anciano que ha sufrido un Accidente Cerebro Vascular siga un programa de terapia ocupacional para mantener, prolongar y recuperar las actividades de la vida diaria, las actividades productivas de ocio o lúdicas (diversión).

8.- Realizar adaptaciones al hogar como barandales, en el baño, en los corredores y poner rampas especiales diseñadas por un profesional (gerontoarquitecto).

9.- Lo más importante de todo esto es no olvidar un ingrediente indispensable, mágico y maravilloso: Darles mucho pero mucho: AMOR, CARIÑO, COMPRENSIÓN Y TOLERANCIA.

Para contacto, preguntas y sugerencias: [email protected]